miércoles, 10 de noviembre de 2010

Resumen de Cartas de Invierno

Teresa recibe una carta de su hermano Xavier, en la que cuenta sus experiencias con su amigo íntimo Adriá. La carta contenía otro sobre más pequeño, que según le decía su hermano si no volvía a saber nada de él, se lo debía de entregar al inspectorSotullo. Pasaban los días y Teresa no recibía noticias de su hermano y ella que no podía esperar más, abrió el sobre. La segunda carta hablaba de que Xavier, a su vuelta de Canadá, había recibido un montón de cartas de Adriá, que contaba que había comprado la casa encantada nombrada en un momento por los dos amigos. Al principio, las cartas palpaban la alegría y el encanto de Adriá por la casa, hasta que empezaron a suceder cosas extrañas. Las cartas relataban los mensajes misteriosos, voces extrañas y acontecimientos en los que se veía Adriá. Y no llegaban más lejos de cuando Adriá descubre una trampilla en una habitación secreta de la casa, así que Xavier impaciente, cogió el coche y fue a la casa de su amigo. Una vez allí, ve que todo lo que Adriá le había contado en las cartas, era verdad, pero no encuentra a nadie, así que decide dormir. Al día siguiente, logra entrar en la habitación secreta sin hacer caso a la nota que le había dejado su amigo de que por favor no bajase por la trampilla ya que corría un grave peligro si lo hacía. Él, contraviniendo, baja, horrorizado por lo que ve, decide salir de allí, pero más tarde vuelve a entrar con leña para hacer fuego, ya que el fuego lo purifica todo. Hasta ahí decían las cartas de Xavier. Teresa, nerviosa por lo que la contaban las cartas, se puso de inmediato en contacto con el inspector Sotullo y fueron de camino a la casa donde se habían dado lugar los hechos. Cuando llegaron, la casa estaba en llamas. Y en cuanto éstas se apagaron, Teresa entró, pero no vio nada. Así que, para despejarse un poco se fue a dar un paseo por la montaña, donde se encontró el libro del que hablaban las cartas de su hermano. Lo cogió, lo prendió fuego y a partir de ese momento, supo que su hermano y Adriá ya podrían descansar en paz.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada